Iglesia Luterana Costarricense

una iglesia sin paredes.

Diaconía para el Cambio

Diaconía Para el Cambio en una Iglesia sin Paredes  

Según el evangelista Mateo (Mt 25,35-36), después de haber salido Jesús del Templo (Mt 24,1), y de haber cumplido con las exigencias rituales de su contexto religioso, el Maestro se puso a enseñar a sus discípulos el modo de acercar el Reino de Dios a los seres humanos: “dar de comer al hambriento, de beber al sediento, acoger al forastero, vestir al desnudo, acompañar al preso…

Nombre de autor: Abel Moya. Diaconía  

Sin duda, este es el corazón de la diaconía cristiana, el servicio al prójimo. Sin embargo, no todas las iglesias lo entienden y practican de la misma manera. Muchos comprenden la diaconía en un sentido asistencialista, tratando de remediar los efectos sin prestar atención a las causas que originan el hambre, la sed, la exclusión, la violencia social, el deterioro ambiental, entre otras problemáticas.

En la Iglesia Luterana Costarricense, pensamos la diaconía en el sentido de Justicia Social, por ello la definimos como Diaconía para el Cambio, para la transformación, soñando una otra realidad posible donde podamos superar las injusticias, las exclusiones, las vulnerabilidades que hoy afectan a más y más a nuestro mundo.

Diaconía para el cambio en nuestra Iglesia sin Paredes supone un esfuerzo mayor, de diagnóstico, análisis, reflexión y acción por la superación de las arbitrariedades del sistema. Por ello impulsamos proyectos de cooperación con poblaciones vulnerabilizadas, ofreciendo herramientas, insumos, apoyo logístico, capacitación, medios para la sensibilización y la incidencia y así acercar el Reino de Justicia con sentido crítico, desde una perspectiva política-ecuménica que permita empoderar a estas poblaciones frente al deterioro del contexto social, el avance de la pobreza, la marginación y la vulnerabilidad.

La diaconía para el cambio resulta imposible sin procesos participativos de planificación, monitoreo y evaluación de nuestras acciones diacónicas. En ese sentido debemos estimular nuestra mirada crítica sobre los efectos directos y el impacto de nuestro quehacer diacónico, enraizado en el legado de Jesús a sus seguidoras/es, mujeres, juventudes, niños/as, indígenas, migrantes, campesinos/as, población LGTBI, en procesos de reinvindicación de sus derechos humanos.

Con el objetivo de impulsar nuestra labor diacónica para el cambio y con el apoyo de CUDECA (Culturas en Desarrollo), el Área de Diaconía de la Iglesia Luterana Costarricense comienza un proceso de capacitación en Planificación, Monitoreo y Evaluación con Orientación a Efectos Directos e Impactos que posibilitaran perfeccionar nuestro servicio y nuestra capacidad institucional para generar transformación social.

El primer taller tendrá lugar el 18 de abril de 2012 centrado en la preparación de propuestas, de proyectos e informes en la perspectiva de los cambios sociales.

Una Iglesia sin paredes es sobre todo una Iglesia consciente de los desafíos de su momento histórico y su manera de leer las Escrituras. Nuestra opción por el cambio social y la lectura crítica del Evangelio nos compromete a fortalecernos en los aspectos organizativos, de articulación y planificación logística, temática y administrativa. Solo así podemos celebrar el Reino nuevo de Justicia hacia el que caminamos con Jesús.

banner convenio

  

video banner    act logo    biblians banner  casa abierta banner   

Iglesia Luterana Costarricense. Se permite la reproducción citando la fuente.
Derechos Reservados © 2010-2017 | ILCO | Costa Rica

Diseño por Diseño web por Y2K Webs

Please publish modules in offcanvas position.